sábado, 17 de marzo de 2012

A Apple Pie



(Pulsa la imagen para ver el álbum completo)


A Apple Pie

Ilustrador: Kate Greenaway
London, Frederick Warne, 1886
Fuente: Biblioteca del Congreso





Kate Greenaway (1846-1901)

Kate Greenaway nació en Hoxton, Londres. Su padre John Greenaway era grabador y su madre, Elizabeth Catherine Jones, una costurera de éxito.

Kate vivió una infancia feliz y despreocupada. Le gustaba mirar a la gente bien vestida entrar y salir de la tienda, muchos de los trajes confeccionados por su madre aparecieron dibujados en sus libros posteriores.
Sus veranos los pasó en Nottinghamshire . Su amor por las flores surgieron de los muchos jardines que vio allí. Le gustaban especialmente los jardines perfectamente cuidados y ordenados.

Cuando Kate tenía doce años se matriculó en la Escuela de Arte de Finsbury a la que asistió durante seis años. También asistió a la Slade School y a Escuela de Arte Heatherley.

La experiencia de su padre como grabador y sus conexiones resultaron muy rentables a Kate para empezar en sus primeros trabajos.
En 1867, Kate produjo su primera obra impresa, una portada de un libro llamado diversiones infantiles. Ella también comenzó a hacer tarjetas de felicitación, calendarios e ilustraciones de libros para Marcus Ward, una compañía de Belfast con una oficina en Londres, cuyo director de arte fue Thomas Crane, hermano de Walter. Después de seis años, Kate dejó de trabajar para Marcus Ward porque se negó a devolverle sus dibujos originales después de la reproducción.

Su primer libro en colaboración con Edmund Evans, bajo la ventana, se publicó en 1879. Evan estaba tan impresionado con los dibujos de Kate que no se reparó en gastos. Usó cuatro bloques de color para reproducir su delicada acuarela de color rojo, azul, amarillo y carne. El libro tuvo una buena acogida.

Sus ganancias permitieron mudar a la familia a un barrio de clase alta.
Kate trabajó en su estudio todos los días desde las ocho hasta la una. Se ayudaba de sus modelos infantiles o maniquíes vestidos con los trajes que diseñaba y cosía ella misma. Por la tarde caminaba o iba de compras, dedicando las primeras horas de la noche a la lectura o la costura.
Tenía un hermoso jardín donde se inspiraba para dibujar las flores que a menudo acompañaban a las ilustraciones.

Kate y Evans colaboraron en varios libros más, con mucho éxito. Evans la convenció para ilustrar su primer almanaque en 1883.

Los libros de Kate eran enormemente populares en Gran Bretaña y Estados Unidos y aparecieron imitadores en todas partes. Aparecieron artículos incluyendo útiles de escritorio, platos, pañuelos, muñecas, etc.

Finalmente, Kate insistió en la venta de sólo los derechos de su trabajo manteniendo la propiedad sobre los originales. Esto aseguró su control artístico y futuros ingresos de las ventas adicionales después de la publicación.

Mantuvo amistad con Ruskin, éste consideraba que la ilustración de libros era un arte menor y animó a Kate para convertirse en una verdadera pintora. Él la animó a hacer estudios de la naturaleza en acuarela. A pesar de sus trabajos en este sentido, incluyendo algunos retratos de niños para las clases acomodadas, ella no abandonó la ilustración de libros, ya que constituía su principal fuente de ingresos.

En 1884 publicó "El lenguaje de las flores", considerado por muchos como su mejor obra.

La muerte de sus padres y los gastos generados por la construcción de su nueva casa unido al descenso de sus ventas afectaron su ánimo y su salud. En 1900 le fué diagnosticado un cáncer de mama que la cirugía no pudo controlar, falleciendo en 1901.

La esencia de la infancia victoriana se exhibe en los niños idealizados por Kate. Su infancia fue la fuente de toda su felicidad y sus ilustraciones transmiten claramente esta sensación.

Cuando Edmund Evans se jubiló, vendió los derechos sobre los libros de Kate a Frederick Warne, que volvió a publicar sus libros en 1900. Su obra ha perdurado y hoy en día, aún se sigue editando y comercializado.

En 1955, la Asociación de Bibliotecas de Gran Bretaña estableció la Medalla Kate Greenaway que es el mayor honor que un ilustrador Inglés puede recibir.

Información adaptada de la página de Ortakales

No hay comentarios: